El momento para democratizar Ñuñoa

Alejandra_Placencia

Ya está instalado en el debate mediático el hecho de que el alcalde de Ñuñoa, Pedro Sabat, dejará su cargo, para recuperarse de un cáncer y postular al Parlamento. Más allá de esta salida anticipada, y la evidente intención de RN por espectacularizar el hecho, lo que no debe obviarse es que la elección municipal de 2012 mostró que el electorado ñuñoíno anhela un cambio a esta ya agotada administración comunal.

La necesidad de democratizar el municipio de Ñuñoa no es sólo un discurso que se genera desde los partidos y organizaciones de oposición a Sabat. Es más bien una constatación que se hace en terreno, con dirigentes vecinales que simpatizan con la derecha, pero ya están cansados de los abusos y las arbitrariedades; en la desigualdad que hay en las escuelas y liceos municipales, donde para algunos hay muchos recursos y otros han pasado períodos sin siquiera un auxiliar de aseo. Se evidencia también en el asistencialismo instalado como política social en las poblaciones del sector sur, sin proponer intervenciones integrales; incluso, en el maltrato y la persecución hacia los propios funcionarios del municipio.

Algo que sabemos desde siempre los concejales de la Nueva Mayoría en Ñuñoa, es que Guido Benavides es la apuesta de RN para suceder al actual edil. Sin embargo, dicho liderazgo no ha despegado en la población, ni tampoco como cabeza de los concejales de derecha, y no sería extraño que sea la carta de su sector para ser alcalde subrogante, quedando con toda la estructura municipal disponible para revertir su fallida instalación como la mejor opción para dar continuismo a las dos décadas de Sabat.

Lo que hoy se debe poner sobre la mesa es que no cambia la situación con el simple hecho de que Pedro Sabat deje de ser alcalde de Ñuñoa. En veinte años se ha consolidado una forma antidemocrática de hacer política, sin participación efectiva de las fuerzas vivas que integran la comunidad, y es lo que hoy reclaman muchos vecinos y vecinas. En esa línea nace “123 X Ñuñoa”, una plataforma social y política que busca cambiar los destinos de la comuna, en base a tres puntos fundamentales: Un programa único y construido de manera participativa; primarias abiertas y vinculantes en las que participen todos los postulantes de oposición a la actual administración; y la elección de un candidato o candidata de unidad.

Como concejala y también como militante del PC, he adherido desde el inicio a estos principios planteados, pues son fundamentales para no repetir la experiencia de 2012, en que poco más de 30 votos impidieron que Ñuñoa lograra, por fin, contar con una administración a la altura de los nuevos tiempos políticos y sociales que vive Chile.

Hoy se abre la posibilidad de que el otrora alcalde designado por la dictadura deje su cargo. La tarea que tenemos los sectores opositores es generar las bases sociales amplias y sólidas para tener en las próximas elecciones de 2016 un candidato que represente la riqueza y diversidad de la población de Ñuñoa, que esté decidido a terminar con la desigualdad existente, y que esté dispuesto a asumir los principios surgidos desde la propia comunidad para construir esa nueva Ñuñoa posible.

Publicado originalmente en La Nación

Si te parecio interesante, comparte esta noticia...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>